BOLSA DE TRABAJO

Actuamos como mediadoras para conseguir tanto empleadores como empleados/as, que se dediquen o necesiten cuidadores/as profesionales, así como empleadas de hogar.

Igualmente podeís ofertarlos para conseguir trabajos de cualquier profesión a través del siguiente enlace

lunes, 29 de agosto de 2011

EL CUIDADOR DEL ENFERMO TERMINAL



Publicado el 25 / agosto / 2011 por Nuria Blanco Piñero

La entrada de hoy es en respuesta al escrito que nos ha enviado Cecilia, el cual no publicamos por lo íntimo y personal de los contenidos. Sin embargo, no queremos dejar pasar lo valioso de su testimonio. De él se desprende la importancia de la labor de los cuidadores familiares cuando el sistema social y sanitario no funciona. Es cierto que la legislación sobre Cuidados Paliativos y de “Muerte Digna” y la regulación de la asistencia en los momentos finales de la vida, son relativamente recientes. Y también es cierto, que a pesar de que las intenciones de los profesionales suelen ser buenas, la falta de recursos materiales e institucionales y el ajuste de los profesionales a los nuevos protocolos de actuación pueden llevar a ciertos errores de procedimiento, que gracias a la buena disposición de los facultativos y los familiares están siendo cada vez menos.

No obstante, son testimonios como el de Cecilia, el que han despertado las inquietudes de las Instituciones para el desarrollo de estas políticas de actuación. En este testimonio se recoge la experiencia de un cuidador que vive un amor profundo y leal ante un enfermo terminal, una vivencias de abandono por parte de la familia y los amigos y la soledad que esto puede generar en el cuidador y en el paciente. Mientras que nos comenta que su enfermo sufrió una agonía y muerte dolorosa, sin lograr un final tranquilo y carente de sufrimiento. Efectivamente, experiencias como ésta son las que alimentan los miedos e inseguridades que todos tenemos o hemos podido tener ante la terminalidad de algún familiar y que gracias a los avances que se están consiguiendo, cada vez son menos frecuentes. Sin embargo, aquellas personas que han vivido circunstancias como ésta que nos comenta Cecilia, sufren procesos dolorosos de duelo con evoluciones complicadas debido al sufrimiento que han visto que sus familiares han padecido y que anulan las sensaciones de bienestar y satisfacción que genera el saber que se le ha dado todo lo posible a nuestro ser querido enfermo.

Agradecemos el comentario de Cecilia, no sólo por la confianza, sino también por la oportunidad que nos ha dado para reflexionar sobre la importancia y la gran repercusión y trascendencia que tienen las políticas de Paliativos y “Muerte Digna” de cara a garantizar la calidad de vida del paciente terminal y facilitar el proceso de cuidado y duelo de sus familiares cuidadores. ¡Muchas gracias, Cecilia y ánimo!.